08
Ago
11

PREGÓN FIESTAS AGOSTO elche 2011

Gracias, gracias de todo corazón. Estoy muy, muy emocionada. Nunca había recibido tantas muestras de cariño, de tanta gente y en tan poco tiempo. Estoy feliz… éste es el mejor regalo que podíais hacerme.

        Es un honor, es un maravilloso honor… Me siento muy orgullosa de Elche, la ciudad que me ha visto nacer, crecer, reír, llorar,… ¡¡Me siento muy orgullosa de ser ilicitana!!.

        Espero poder devolveros aunque solo sea una pequeña parte de lo mucho que Elche me ha dado.

        Aquí estoy, con todos vosotros, como una ilicitana más, dispuesta a compartir mis recuerdos y emociones con este Pregón que va a dar inicio a nuestras fiestas de agosto. Y voy a tener un testigo excepcional que me ha acompañado cada día durante muchos años, anunciándome ese preludio del Ángel del Misteri y que hoy también va a estar a mi lado… Calendura, gracias por seguir ahí y por haber guardado todas las confidencias, todos los secretos que compartí contigo, mirándote desde la ventana de mi habitación, la misma que ahora estoy viendo desde este balcón del Ayuntamiento, la misma en la que nací y viví durante mi infancia, mi adolescencia y mi juventud.

 

 

        Elche es una ciudad mágica. Uno de esos pocos lugares del mundo que cuentan con el privilegio de tener dos Patrimonios dela Humanidad: nuestro impresionante palmeral y el Misteri, únicos, irrepetibles, que dejan huella en todo aquel que nos visita.

 

        Una ciudad con una historia de más de dos mil años. Con una cultura milenaria que ha marcado la identidad de los ilicitanos y con unas fiestas que también reflejan nuestra cultura y nuestra identidad. Porque en nuestras fiestas están representados todos los momentos, todas las civilizaciones, todos los sentimientos… en definitiva, todo el camino que hemos ido recorriendo a lo largo de los siglos.

 

        Me he preguntado muchas veces cuál es esa fórmula mágica que permite a un pueblo avanzar, mirando siempre hacia el futuro con ilusión. Me imagino que debe tener muchos ingredientes, ingredientes que cada uno de nosotros debe ser capaz de descubrir y combinar. Pero, seguro, que la base es el amor, la dignidad, el diálogo, la honestidad, la generosidad, el respeto, la tolerancia y la humildad.

 

        Éstos son los valores que marcan a nuestro pueblo. Son los valores que me han transmitido mis padres y que yo también transmito a mi hija. Porque estoy convencida de que los ilicitanos hemos encontrado nuestra fórmula mágica, la fórmula que nos ha permitido llegar hasta aquí y que nos permitirá seguir avanzando con éxito, a pesar de las dificultades.

 

        Y son también los valores de todas nuestras fiestas, las de invierno y las de agosto. Permitidme que salude también a los representantes de nuestras fiestas de invierno… ¡Buenas noches, cofradías dela Semana SantaIlicitana y dela Venidadela Virgen!.

 

        En agosto, en torno al día 15, los ilicitanos celebramos desde hace más de seiscientos años la festividad de nuestra patrona,la Virgendela Asunción. Lapiedra angular de estas fiestas es nuestro Misteri, uno de nuestros dos patrimonios de la humanidad. Y, en torno a él, todo un canto a nuestra historia, a nuestros predecesores, escenificado en nuestros Moros y Cristianos y en los Pobladores de nuestras tierras,  que recrean la historia de nuestra ciudad antes de la conquista cristiana.

 

        Pero, volvamos a quienes dan comienzo a nuestras fiestas. Creo que si os digo solo tres palabras, todos sabréis de qué estamos hablando: música, pólvora, fantasía… Sí, son ellos, nuestros Moros y Cristianos, que toman la ciudad para recordarnos una parte de nuestro pasado: desde la llegada de los árabes a la ciudad hasta su expulsión tras su conquista por el Rey Jaime I. Todos querían quedarse en estas tierras, en estas maravillosas tierras: tanto los pobladores moros como los conquistadores cristianos. ¡Con qué emoción nos hacen volver a vivir, año tras año, esa parte de nuestra historia!.

 

¡Huestes del Califa, Musulmanes almorávides, Benimerines, Abbasies, Sarracenos, Tuaregs!… ¡Que disfrutéis de una magnífica capitanía mora!.

 

        Y vosotros, ¡Estudiantes, Filá Boscos, Astures, Piratas, Caballeros Halcones, Caballeros Templarios!… ¡Que la capitanía cristiana dos mil once sea la mejor que hayáis vivido!.

 

        Continuemos con nuestras fiestas y demos paso a los Pobladores. ¡Gracias por mantener viva nuestra historia, por recordarnos nuestros orígenes, por rendir vuestro tributo a todas las civilizaciones que vivieron en estas tierras durante siglos: íberos, fenicios, griegos, cartagineses, romanos, árabes, aragoneses, moriscos y castellanos!.

 

Todos ellos comprendieron que vivir en nuestros campos era un privilegio. Por eso lo cuidaron tanto a lo largo de toda nuestra historia. Por eso podemos nosotros ahora disfrutarlo y, por eso, debemos seguir respetando y cuidando nuestro entorno privilegiado para ofrecerlo, como el legado de nuestro pueblo, a futuras generaciones.

 

Pronto será 13 de agosto y los ilicitanos volveremos a ver amanecer en mitad de la noche… esa noche mágica dela Nitde L’Albá, en la que nuestro pueblo, desde hace casi cuatro siglos, dedica a su patrona una explosión de luz y color, lanzando en su honor cientos de palmeras y cohetes desde cada terraza, desde cada hogar… Todos unidos, como los ilicitanos hacemos siempre las cosas. Ya casi podemos oler la pólvora…

 

        Recuerdo que, hace años, la palmera dela Virgense lanzaba desde la terraza del Ayuntamiento. Su preparación duraba varios días y yo, que entonces era una niña, seguía con mucha atención, curiosidad y suma impaciencia todo este proceso desde la terraza de mi casa, situada, como antes os decía, justo enfrente del balcón desde el que ahora os hablo.

 

        Nunca podré olvidar el momento de su encendido, el enorme estruendo que provocaban los cohetes al salir de la carcasa y su vertiginoso ascenso hacia el cielo. Y después… todo se transformaba en luz y amanecía, año tras año, en nuestra noche más universal. Y entonces, como ahora, nos refrescábamos de la pólvora disfrutando en cada casa de nuestra típica sandía, tan apetecible con los calores de agosto. Y es que a los ilicitanos nos gusta cuidar nuestras tradiciones, porque sabemos que en ello nos va parte de nuestro futuro como pueblo.

 

       La Nitde L’Albá nos ha enseñado a mirar al cielo, a descubrir ese maravilloso universo lleno de estrellas sobre nuestras cabezas. A tener una mente abierta al mundo, emprendedora, solidaria y acogedora.

 

        Yo creo que hay dos momentos en nuestras fiestas en los que todos nos sentimos unidos y latimos como un solo corazón. Y en esos dos momentos únicos, los ilicitanos miramos al cielo. Uno de ellos es la palmera dela Virgen. El otro, esla Coronacióde nostra Mare de Déu.

 

        Y entre uno y otro,la Roá. Esaincesante procesión nocturna de ilicitanos que anticipa el recorrido de nuestra Patrona, tan nuestra, tan querida, iluminando con contenido fervor las calles y plazas del centro de la ciudad, velando el cuerpo muerto dela Virgeny acompañándola más tarde en la procesión del entierro durante la mañana del 15 de agosto.

 

        Y, así, casi sin darnos cuenta, llegamos a nuestra Festa, a una de nuestras grandes señas de identidad que los ilicitanos hemos mantenido de generación en generación durante más de 5 siglos. Hay que amar y sentirse muy orgulloso de algo para convertirlo en inmortal, para que siga siendo nuestro presente. Y eso es lo que hemos hecho entre todos con el Misteri. El Misteri es mucho más que una cita a mediados de agosto. Es emoción, es amor, es fé, es devoción, es fervor… es parte de nosotros mismos, por eso está tan vivo.

 

        Acompañar a los cantores desdela Casadela Festahasta Santa María escuchando El Abanico… ¡Cómo me gustaba recorrer con ellos esos escasos cien metros y, después, entrar enla Basílica, año tras año, para ver el Misteri!…

 

        Dejaos envolver por su música, por su encanto… hasta llorar de emoción al contemplar esta joya sublime. Y entonces entenderéis, todos entenderemos, que ha sido el pueblo de Elche quien la ha preservado, quien la ha cuidado con exquisito esmero para que podamos seguir disfrutándola.

 

        Una de las mayores emociones que he vivido como ilicitana ha sido contemplar nuestra Festa desde el cielo y desde allí, también he podido comprobar que los tramoyistas, los cantores y absolutamente todas las personas que están relacionadas con ella no están trabajando, sino que están entregándose en cuerpo y alma a nuestra Virgen dela Asunción.

 

        No quiero terminar sin rendir mi particular homenaje a nuestra Dama… a veinticuatro siglos de historia, de belleza oculta bajo la tierra, de belleza reencontrada hace ciento catorce años.

 

        Es de Elche y debe volver a Elche, porque todos los ilicitanos la estamos esperando con los brazos abiertos, porque ésta es su casa… y volverá. ¡Ya veréis como volverá!.

 

        Quiero despedirme de todos vosotros recordando a Mario Benedetti y deciros: “amigos, sabéis que podéis contar conmigo. No hasta dos o hasta diez, sino contar conmigo”.

 

        Y ahora, os invito a que dejemos a un lado, por unos días, nuestras preocupaciones y nos dispongamos a vivir con intensidad, con mucha felicidad, nuestras fiestas de agosto 2011.

 

        No olvidemos que cada día es único en nuestras vidas y que solo de nosotros depende que, además, sea inolvidable.

 

        ¡¡Ilicitanos!!. ¡¡Amigos!!. En todos los barrios, en todas las pedanías, en todo nuestro maravilloso campo, en todos los rincones de la ciudad, en cada uno de nosotros: ¡Que empiecen nuestras fiestas patronales!. ¡Que empiecen ya!.

 

        ¡A vivirlas!, ¡a compartirlas!, ¡a disfrutarlas!.

 

        ¡Viva Elche!.

 

¡Visca Elx!.

 

¡Viscala Marede Déu!.

 

 

 

 

Mª Teresa Pérez Vázquez

 

 

 

Anuncios


Escuchanos hasta por el movil

Llevate los programas de Punto Radio Vega Baja hasta en el movil.
agosto 2011
L M X J V S D
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: